“Más que un revolucionario, Piazzola fue un visionario del tango”.

Su concepción de la música porteña cambió la forma de escucharla, de verla y de sentirla. Han pasado 29 años de su muerte y un siglo de su nacimiento y Astor Piazzola sigue dividiendo opiniones, pero su legado musical quedó para la historia.

Cien años del nacimiento del bandoneonista y compositor argentino Astor Pantaleón Piazzola se cumplen en este 2021, hecho ocurrido un 11 de marzo en Mar del Plata y aunque falleció el 4 de julio de 1992, su herencia musical sigue armando controversia entre los puristas de ese género al que le dedicó su vida entera -el tango- y entre los que prefieren escucharlo con el estilo moderno que este hombre le impregnó.


Este año, en la versión número 15 del Festival Internacional de Tango de Medellín, Piazzola fue escogido como el tema central de esta fiesta tanguera que ya es tradición en la capital paisa.


Una breve historia

Desde muy pequeño se fue a Nueva York y empezó a tocar con un bandoneón que le regaló su padre. Luego de ganar un concurso se fue a Europa a estudiar armonía, música clásica y contemporánea y a su regreso a Argentina -siendo muy joven- hizo algunos arreglos para el compositor y director de orquesta Aníbal Troilo -uno de los clásicos del mundo tanguero- y fue allí cuando empezó a hacer composiciones diferentes a las tradicionales, por lo cual fue considerado el ‘asesino del tango’, ante lo que él definía como música contemporánea de Buenos Aires.


En esa época, por allá cerca de los años 50, empezó a componer sus obras modernas, pero las emisoras no le paraban bolas, su estilo no gustaba y fue considerado un irrespetuoso. Pero con el paso del tiempo, su música fue ganando adeptos; el denominado ‘nuevo tango o tango de vanguardia’ comenzó a imponerse y luego de muchas polémicas, pasó a ser considerado como uno de los músicos argentinos y del tango más importantes de la historia.


Su forma de sentir el tango

Pero ¿por qué fue importante Piazzola? Desde la perspectiva de un bailarín de tango, esto se da “por su temática, su estructura musical, su riqueza en los matices y la potencia en sus notas, que hace que cuando uno baile, uno tenga que sacar mucha más garra, más fuerza, más pasión y más sensualidad en el caso de las mujeres y llegar como a un estado casi de perfección, porque si a Piazzola no le sigues el paso, es muy complicado bailarlo escénicamente”.


Lo dice Fredis Rendón Osorio, bailarín de tango y habitante de la comuna 16 de Medellín, Belén. Es conocido en el mundo tanguero como Fredis y Diana Tango por su compañera de baile, que es su esposa y es una persona con bastante recorrido: es egresado de la Academia Nacional del Tango y del Estudio Mora Godoy de Buenos Aires, Argentina y en la actualidad estudia licenciatura en danza en la Universidad de Antioquia. Tiene diplomado de Pedagogía en Danza, con la Alcaldía de Medellín ha ganado dos becas de creación en el 2011 y en el 2019 y una de circulación para ir a Italia y Alemania y otra similar del Ministerio de Cultura. Llegó al tango por casualidad: era actor, tenía que hacer una escena en la cual debían bailar tango, llamaron a alguien que sabía del tema, quedó en el casting y desde eso baila y dejó la actuación porque vio que podía combinarla perfectamente con la danza.Para entender a Piazzola


Para comprender por qué Piazzola no es del gusto de los puristas del tango, en opinión de Fredis “tal vez es porque él usó más la estructura de las orquestas sinfónicas dejando a un lado lo tradicional. El tango se toca en compases de cuatro cuartos, pero él introdujo más complejos y variados compases acercándose a una música que es más para escuchar, que para bailar. Creo que esto es una de las cosas que más le critican a Piazzola: que se alejó de la cultura popular para acercarse a la élite por decirlo así, pues su música era más difícil para bailar en las milongas”.


Y a quienes no gustan de Piazzola, Fredis opina que “Yo diría a sus críticos que no lo desdeñen del todo, porque él tiene épocas en las que su melodía es tango puro y estas obras uno las escucha y puede sentirse en Buenos Aires; para aquellos que les encanta la nostalgia de esa ciudad, ahí está en las obras de este compositor”.


Piazzola, ¿revolucionario o visionario?


Sobre si Piazzola partió la historia del tango conceptúa que “sí y no. Fue uno de los que dividió la historia del tango, porque hubo otras orquestas que marcaron una época y a partir de allí, inspiraron a nuevas generaciones como es D’Arienzo y Pugliese, por mencionar algunas. La mayoría de las orquestas actuales están inspiradas en la estructura de Pugliese y obvio de Piazzola; pero sí, creo que partió una época muy importante del tango, para generar otras discusiones en otros planos como es la élite”


Fredis considera que este compositor argentino sí fue un revolucionario del tango, aunque “me gusta más la palabra visionario, porque hay otras orquestas que fueron revolucionarias en el sentido de que integraron, por ejemplo, el bandoneón, porque antes se tocaba con guitarra y flauta haciendo que la melodía fuera más dulce; pero con la llegada del bandoneón se tornó más lúgubre, así como con el arribo del tango canción y con la aparición de ‘Mi noche triste’ interpretada luego por el gran Carlos Gardel. Piazzola fue un visionario, tomó una ruta que estaba descuidada y era llevar el tango a otro tipo de público no tradicional, lo sacó de las milongas para llevarlo a los teatros de ópera, al punto que creó junto a Horacio Ferrer la ópera ‘María de Buenos Aires’”.


¿Por qué escuchar a Piazzola?


Este bailarín de 42 años dice que hay que saber degustarlo. “Quienes vienen por primera vez al tango les encanta y de hecho los jóvenes se sienten atraídos por esta música cuando lo escuchan y luego cuando la conocen bien, van a sus raíces. Los que son puristas dicen que no les gusta, pero hay obras inmortales como ’Balada para un loco’, que les encanta y la cantan a voces; así que no hay que despreciar sus obras. Para bailarlo, recomiendo que vayan por épocas; hay momentos donde su estructura es fácil de dilucidar, pero hay otros en donde usa modelos de marcación muy complejos que hacen difícil su interpretación, tanto por su velocidad, como por su complejidad”.


Astor Pantaleón Piazzola quedó para siempre en la historia como uno de los grandes del tango y de la música. Así haya muchos que no lo quieran y no soportan escucharlo, hay otros -incluso puristas de la canción ciudadana- que avalan su recorrido musical.


Es poco este espacio para hablar de este hombre que con su bandoneón y su ‘nuevo tango’ se paseó por los escenarios más importantes del mundo, llevando su estilo musical de la barriada a las más altas élites; porque como sentencia Fredis: “los tangos lentos de Piazzola son mejores para disfrutarlos con un abrazo y con poca iluminación”.


Follow Us
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
Featured Posts
Recent Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...